Nos planteamos la construcción participativa de una política nacional para el fortalecimiento de la economía de los pequeños productores campesinos, junto a los pueblos con los que compartimos el territorio como indígenas y afros, que permita armonizar las relaciones sociales en las comunidades y con la naturaleza.

Pero nuestra alternativa económica, no parte de ceros sino hace parte de un proceso de construcción colectiva entre los campesinos y campesinas donde se juntan la experiencia y el proyecto de vida digna. Así que, la solidaridad se incluye en nuestra propuesta económica, pues se priorizan las personas y el trabajo digno con el fin de establecer un equilibrio entre lo social y lo económico sin pasar por alto la decisión colectiva de distribuir los recursos, los bienes y servicios, etc.

Como el modelo económico actual en la agricultura, impone el monocultivo como única opción productiva del campo colombiano, decimos no a este modelo y optamos por la diversificación productiva como estrategia de la agricultura familiar sustentable, que garantice la alimentación de las comunidades y de la familia campesina. En esa misma dirección, consideramos que la asociatividad (reciprocidad, cooperativismo, objetivos comunes) en la agricultura familiar antepone la solidaridad como principio fundamental de esta concepción y práctica de la agricultura popular. Todo esto apunta al alcance de la soberanía alimentaria en los territorios.

Algo que no se puede omitir en esta apuesta comunitaria, son las acciones que garanticen la equidad de género. Donde se reconozcan las diferencias y complementariedades al interior de la comunidad campesina que permita la participación con relaciones equitativas e igualitarias entre las personas, porque esto también hace parte del proceso de consolidar el Vivir Bien.

Así mismo, en la economía propia se requiere identificar las necesidades y capacidades locales-regionales a través del diagnóstico participativo que arme el mapa de las necesidades colectivas en el territorio y esto sirva para buscar los medios propios y externos que ayude a satisfacerlas. Esto también ayuda a facilitar la circulación de los productos y servicios producidos por el campesinado con claros criterios de autonomía, colaboración e interdependencia con otras regiones y procesos territoriales del país.

 

 

Coordinador Nacional Agrario