Hoy 09 de abril recordamos para vivir

 

Este 09 de abril, se realiza la segunda fase de la campaña Ser Líder Social no es un Delito, llamada “Ser Líder Social no nos debe condenar la vida ni la libertad”.  70 años después del asesinato de Jorge Eliecer Gaitán, continúa la impunidad de los crímenes que realiza el Estado colombiano contra el pueblo. Es sorprendente que todavía haya razones para asesinar líderes y lideresas sociales.

La política estatal de asesinar y desaparecer físicamente a estas personas sensibles ante los problemas que sufren las comunidades es permanente en todo el país, con el objetivo de defender los megaproyectos minero-energéticos y monocultivos impuestos por los gobernantes y multinacionales. Además, busca sembrar miedo en las personas y como si fuera poco tiene la clara intención de desaparecer al movimiento social. Por eso, es común escucharles a personas su falta de ánimo para  protestar, organizarse y transformar la injusta realidad del país.

Sin embargo, somos campesinos y campesinas que hacemos memoria porque nunca olvidamos la guerra estatal por la tierra. Una guerra estatal expresada en destierro, asesinatos, despojo,  judicializaciones, estigmatización, señalamientos a manos de paramilitares, fuerza pública y funcionarios judiciales alineados con los intereses privados, que al día de hoy llevan 9 millones de hectáreas despojadas y 7 millones de campesinos desplazados. Como alternativa a toda esta violencia oficial, hemos creado organizaciones sociales, con nuestra propia guardia popular, llevando a cabo los gobiernos propios, creando y desarrollando los planes de vida para permanecer, defender y organizar el territorio sin desviarnos de los intereses y objetivos del campesinado.

Al igual que nosotros, los trabajadores, mujeres, jóvenes, estudiantes, LGTBI, entre muchos otros han sido víctimas del terrorismo de estado, por lo que nos juntamos para resistir y denunciar esta guerra frontal en la campaña “Ser Líder Social no es Delito”, en donde decimos que nuestra actividad no es ilegal y seguiremos poniendo la cara a la justicia, como manera de revelar los intereses de la persecución y estigmatización, también para exigir mínimamente un proceso legal como lo estipula la ley, todo esto dentro y fuera del país.

Es importante que recordemos y usemos la consigna ni perdón ni olvido, porque la clase dirigente ha cerrado la democracia para que el pueblo no participe activamente y son los causantes de la crisis que sufre el campo colombiano. Es importante que recordemos a las miles de víctimas  de esa política y no solo en estas fechas importantes, debe ser una costumbre diaria. Es importante que luchemos por rescatar la memoria, la verdad, la justicia y la no repetición.

 

Secretaría de Comunicación y Formación