La Vía Campesina ejerce presión a nivel mundial para la aplicación de la Declaración sobre Derechos Campesinos

 

30 OCTUBRE 2019  DERECHOS DE LAS CAMPESINAS Y CAMPESINOS

( 29 de Octubre de 219) En los últimos meses, La Vía Campesina ha aumentado sus esfuerzos a nivel mundial para garantizar que los Estados miembros de las Naciones Unidas estén comprometidos a la aplicación de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Campesinos y de Otras Personas que Trabajan en Zonas Rurales (UNDROP, por sus siglas en inglés), que la ONU adoptó en diciembre del año pasado.

Desde mayo de 2019, representantes del movimiento campesino mundial han ejercido una enorme presión en la Asamblea General de Naciones Unidas, el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas y en la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. El objetivo es suscitar un impulso internacional que favorezca y promueva la aplicación de los Derechos de los Campesinos.

Cuando Paula Gioia, de La Vía Campesina, tomó la palabra en la Cumbre ODS, en el Foro Político de Alto Nivel (HLPF, por sus siglas en inglés) de la Sesión 74 de la Asamblea General, celebrada el 26 de septiembre en Nueva York, insistió en la necesidad de que todos los gobiernos promuevan, utilicen y apliquen la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Campesinos. Además, recordó a los asistentes que la agroecología en manos de campesinos y la agricultura campesina sostenible representan vías para cumplir varios de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.

“Para erradicar la hambruna, la producción de alimentos debe basarse en la agroecología y la soberanía alimentaria, priorizando los pequeños agricultores”, dijo en el discurso.

La adopción de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Campesinos y otras Personas que Trabajan en Zonas Rurales (UNDROP) por parte del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas y, después, de la Asamblea General de Naciones Unidas en diciembre de 2018 se produjo en un momento idóneo para convertirse en una contribución significativa al Decenio de las Naciones Unidas de la Agricultura Familiar (UNDFF, por sus siglas en inglés, 2019-2028), un marco que favorece las políticas públicas de apoyo a las familias de agricultores.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) presentó oficialmente el proyecto “Decenio” el 29 de mayo de este año. En la ceremonia de presentación, Edgardo García, de La Vía Campesina, exigió que “El Decenio de la Agricultura Familiar” priorice los intereses de los campesinos y de los pequeños agricultores. “Para nosotros, el Decenio es una oportunidad de promover el cambio social que siempre hemos pedido para los ciudadanos, trabajadores y campesinos. Si los gobiernos escuchan estas peticiones, los derechos de los campesinos estarán asegurados y podrán producir. Si no, está claro que los gobiernos, la FAO y el FIDA centrarán el Decenio en la agroindustria. El vínculo entre la Declaración sobre los Derechos de los Campesinos y el Decenio de la Agricultura Familiar debe reflejarse en políticas, consultas y reconocimiento de organizaciones mientras el Decenio se pone en marcha”, dijo.

La Vía Campesina cree firmemente que vincular los contenidos de la UNDROP al marco del Decenio de las Naciones Unidas de la Agricultura Familiar fortalecerá los esfuerzos para cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible. También es posible eliminar la pobreza, la inseguridad alimentaria y la desnutrición a través de métodos agroecológicos. Debido a que el primer aniversario de la UNDROP se acerca, La Vía Campesina está transmitiendo el mensaje de transformación social a todos los círculos gubernamentales internacionales.

En un evento paralelo celebrado el 23 de septiembre en el Palais des Nations, centrado en las oportunidades y retos de aplicación de la UNDROP, Zainal Arifin Fuat, de la Vía Campesina, dijo: “[…] la adopción histórica por parte del Consejo y la Asamblea General de Naciones Unidas marca un hito en la comunidad internacional en relación con atajar la desigualdad y la discriminación, problemas que afectan especialmente a la población rural de todo el mundo. De conformidad con la resolución 73/165 de la Asamblea General de Naciones Unidas, los gobiernos, agencias y organizaciones del sistema de Naciones Unidas, especialmente el Consejo de Derechos Humanos (CDH), así como las organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales, deben difundir la Declaración y favorecer su respeto universal y comprensión”.

Los coorganizadores del evento lateral eran el Estado Plurinacional de Bolivia, Suiza, la FAO, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) y la Vía Campesina, con el apoyo de FIAN Internacional y Centro Europa – Tercer Mundo (CETIM).

Además, Zainal añadió que “tras la adopción, la fase de aplicación debe estar presente en nuestras agendas comunes como un proceso en el que los campesinos, Estados miembro y organismos de las Naciones Unidas deberían colaborar para atajar esos asuntos. Es fundamental trabajar el proceso de aplicación a todos los niveles: nacional, regional e internacional”.

En otra actividad pública celebrada en el Palais des Nations de Ginebra el 3 de octubre para presentar el Decenio de la Agricultura Familiar en Ginebra, La Vía Campesina enfatizó de nuevo que los campesinos y las comunidades indígenas son los agentes primarios del cambio, aunque a menudo se marginan y se les priva de sus derechos fundamentales, como al acceso a la tierra, al agua o a las semillas.

Paula Gioia, que hablaba de parte del movimiento campesino mundial, pidió un enfoque sólido de derechos humanos en el proceso de puesta en marcha del Decenio de las Naciones Unidas.

“El Decenio nos proporciona una oportunidad excelente para trabajar juntos en la promoción, uso y aplicación de la seguridad alimentaria y otros instrumentos de derechos humanos relacionados, que contribuirán directamente al fomento de la agricultura familiar. En un momento en el que somos testigos de la vulneración sistemática de derechos humanos, es aún más importante unir fuerzas. Las misiones de los Estados miembro, las agencias de las Naciones Unidas y las organizaciones de la sociedad civil que operan en Ginebra deben desempeñar un gran papel al respecto”, afirmó.

Además del impulso mundial, La Vía Campesina, a través de sus organizaciones miembros, celebra diversos foros nacionales y regionales, y aboga por políticas nacionales que protejan los derechos de los campesinos y de otras personas que trabajan en zonas rurales.

En América a inicios de este año se hizo el Lanzamiento Oficial de este instrumento político en países como en Honduras, Colombia y Paraguay, en Argentina se planea hacerlo en el mes de noviembre. Asimismo, durante el VII Congreso de la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo realizado en Cuba en el mes de Junio, se efectuó el lanzamiento de la Declaración a nivel Continental, en este espacio también participó el ex Director General de la FAO, Graziano da Silva, quien afirmó “esta declaración histórica permitirá proteger los derechos de las poblaciones rurales, incluidos los campesinos, los pueblos indígenas y los pueblos originarios, reconociendo sus desafíos y sus posibilidades de contribución al desarrollo sostenible. La FAO debe trabajar por el reconocimiento de los derechos de la población rural, porque estamos seguros de que solamente la comprensión y el respeto a ellos permitirá apuntar a un futuro de vida mejor para nuestras zonas rurales”.

De forma conjunta en Honduras diversas organizaciones han articulado la campaña llamada #CultivarSinRiesgo que busca revivir el interés por parte del gobierno y el resto de la sociedad hondureña sobre la situación dramática del agro “porque hay inseguridad alimentaria, no hay un buen invierno, hay represión, hay cambio climático y hambre, entre otras dificultades” señaló Rafael Alegría.

Además, en cuanto a la implementación, en agosto, el Comité de Derechos Humanos de la ONU responsabilizó al Estado de Paraguay por una muerte y una veintena de intoxicados en un pueblo rural en 2011, esta fue la primera vez que si hiciera mención a la Declaración  de Derechos Campesinos aprobada en 2018. Por otro lado, este año también el Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra, MST de Brasil, utilizó la Declaración para iniciar una Cooperación con la Procuraduría Federal de Derechos de los Ciudadanos en Pará para desarrollar estrategias y soluciones contra la violencia de campo, y para monitorear y hacer un seguimiento de las acusaciones de violencia contra el campesinado. Esta región, hace más de 20 años, fue víctima de la llamada Masacre de Eldorado dos Carajas, donde se asesinaron impunemente a 19 sin tierras, y debido a este hecho La Vía Campesina conmemora el 17de Abril como Día de Lucha Campesina a nivel global.

Por su lado, en Europa, a finales de septiembre, la Coordinación Europea Vía Campesina (ECVC) organizó debates e intercambios internos en los que participaron representantes de organizaciones de campesinos, organizaciones fraternas e intelectuales. Las actividades culminaron con una conferencia pública en el Comité Social y Económico Europeo (CESE) en la que participaron representantes asentados en Bruselas de la Comisión Europea, la Oficina Regional de la FAO para Europa y Asia Central y de ACNUDH.

En Indonesia se celebró un acto público el 26 de septiembre, en el que miembros de la Unión de Campesinos de Indonesia (SPI, por sus siglas en inglés) e intelectuales estudiaron la hoja de ruta de cara a la aplicación de la Declaración en el país. La unión de campesinos ya ha instado al gobierno a aprobar las enmiendas del derecho agrario de acuerdo con la Declaración de las Naciones Unidas.

En Corea del Sur, tuvo lugar un foro sobre la UNDROP el pasado mes de junio. La segunda reunión del foro se celebró en octubre en la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Corea. Allí intelectuales, investigadores y miembros de la sociedad civil se unieron al movimiento campesino de Corea para trazar una estrategia a favor de la aplicación de los derechos de los campesinos en el país.

En India, el Karnataka Rajya Raitha Sangha está traduciendo la Declaración de las Naciones Unidas al canarés. En un acto público celebrado en julio, prestigiosos abogados y representantes del movimiento campesino instaron al gobierno a emplear la Declaración como referencia para la creación de políticas públicas mejores, al tiempo que se aplican los contenidos de la Declaración a los campesinos del país.

En Pakistán, el Comité Pakistán Kissan Rabita mencionó la Declaración de las Naciones Unidas en una reunión pública que tuvo lugar en octubre y en la que participaron 20 organizaciones de campesinos de las regiones de Punjab, KPK y Sundh. Además, se proyectó una versión resumida de la Declaración en urdu.

Para el movimiento campesino mundial, la adopción de esta Declaración por parte de las Naciones Unidas en diciembre es una victoria a medias. Lo más importante es el camino que sigan los Estados miembro de las Naciones Unidas para que los contenidos de la Declaración se conviertan en realidades tangibles para millones de familias del ámbito rural. A no ser que la Declaración se aplique al pie de la letra en todos los países del mundo, la lucha continúa.