Nos solidarizamos con el pueblo indígena del Cauca

Las organizaciones, procesos y guardia campesina que componemos el Coordinador Nacional Agrario -CNA-, rechazamos, condenamos y lamentamos profundamente la masacre ocurrida el día de ayer en el sector de La Luz del resguardo de Tacueyó, en el que le fue asesinada la Neehwesx Cristina Bautista y otros cuatro compañeros integrantes de la guardia indígena quienes se encontraban realizando labores de control territorial.

¿Cuántas vidas más se tienen que perder? Es momento de unirnos y exigir que paren los ataques sistemáticos de los que están siendo víctimas nuestros pueblos indígenas, negros, autoridades ancestrales, campesinos y guardianes de nuestros territorios.

Abrazamos y expresamos nuestra solidaridad con las familias de la autoridad Neehwesx Cristina Bautista, los Kiwe Thegnas (guardias indígenas), Asdruval Cayapú, Eliodoro Finscué, José Gerardo Soto y James Wilfredo Soto, de los heridos y con todo el pueblo Nasa.

Exigimos garantías para la vida y los Derechos Humanos de los pueblos indígenas y sociales, que respeten los procesos de autoridad y control territorial tanto de las guardias indígenas como también de las guardias campesinas y cimarronas. Clamamos por justicia y por la no impunidad de estos crímenes, es necesario que las autoridades competentes reconozcan la gravedad de lo ocurrido y la sistematicidad del genocidio contra el.mo momento social y se tomen las medidas pertinentes en el marco también de la no repetición. Sobre todo, necesitamos y llamamos al acompañamiento de los pueblos, instituciones, organismos internacionales y demás actores, a las justas luchas del

pueblo colombiano para que la paz no nos siga costando la vida.
Exigimos al gobierno nacional garantías para el desarrollo de la defensa de los derechos humanos, la lucha por el derecho a la paz y la permanecía en los territorios.

Rechazamos las medidas del gobierno nacional que en lugar de apoyar las comunidades anuncian más militarización, y represión para los territorios, las comunidades necesitamos condiciones de vida digna, no más policía ni ejército.