Los Planes de Vida Campesina (Digna) son pensamiento colectivo y autodeterminación comunitaria que guían nuestra acción colectiva para garantizar la permanencia en el territorio y caminar hacia la vida digna. Estos brotan como fuente de conocimiento y acción propia, que articula caminos propios que llevan ritmos distintos y no como lo hacen las políticas de Estado y los Planes Nacionales de Desarrollo destruyendo todo a su paso.

Nuestros Planes de Vida han sido una alternativa al desarrollo y a los planes de desarrollo gubernamentales que históricamente han estado en función del sector privado y las multinacionales, orientados al crecimiento económico excluyente a costa de nuestros bienes comunes, nuestros derechos y la vida misma; desconociendo las demandas de vida digna del campesinado y el pueblo colombiano y amenazando los territorios con sus megaproyectos extractivistas y de agronegocio.

Nuestro pensamiento de comunidad, nuestra historia, nuestro presente y la visión de futuro que tenemos para nuestros territorios se ve reflejado en cada uno de los puntos que conforman el Plan de Vida. De esta manera determinamos el ordenamiento territorial propio de acuerdo con nuestra identidad, cultura, necesidades, sueños y esperanzas de buen vivir. Por ello parten de nuestra historia, de la realidad, del conocimiento y el saber popular, de las problemáticas y necesidades concretas que tenemos en nuestras comunidades y territorios.

Los planes de vida digna son la forma en que de manera autónoma y participativa determinamos lo que queremos para nuestro territorio; son nuestra ruta de acción para la construcción propia, la gobernabilidad propia y la exigibilidad de nuestros derechos al Estado.

Coordinador Nacional Agrario