La juventud campesina ha estado presente en las luchas del movimiento campesino colombiano. Su participación ha contribuido a no dejar marchitar la construcción del poder popular en el campo, aprovechando la experiencia y sagacidad de los líderes y lideresas que han entregado su vida a la causa del pueblo. Por eso como organización campesina, valoramos el trabajo de las juventudes como una tarea estratégica y permanente, que nos debe garantizar no solamente la continuidad de los procesos, sino de la permanencia en los territorios. Debido a esto, desde el CNA construimos las líneas de trabajo que desarrollan la formación y lucha integral de nuestros jóvenes campesinos y campesinas, de esta manera desde la secretaria de jóvenes nos pensamos la recuperación de la cultura campesina, la territorialidad, el cuido de los bienes de la naturaleza, un sistema educativo propio, la materialización de nuestros planes de vida y el goce pleno de derechos, de forma los y las jóvenes nos soñamos un campo con soberanía, autonomía y vida digna.

Identidad y cultura:

 

La cultura campesina es nuestro abono para pelear la educación propia y exigir no regalar nuestras vidas al servicio militar obligatorio. Así mismo, nuestra cultura como campesinos y campesinas se alimenta de las tradiciones  y experiencia de nuestros ancestros, de la relación con la tierra y el territorio, pero dialoga en armonía con las nuevas prácticas colectivas de otros pueblos que fortalezcan nuestra cultura.

Defensa, cuidado y permanencia en los territorios:

 

Consideramos que el acceso a la tierra es un derecho fundamental y no un privilegio de unos pocos (empresarios, agroindustriales, terratenientes, etc.) para poder ordenar el territorio bajo la figura del Territorio Campesino Agroalimentario -TECA- y cuidar los bienes de la naturaleza con el gobierno propio. Sin embargo, los derechos no se regalan, por ello las luchas de resistencia y transformación social que impulsemos los jóvenes en las comunidades será nuestra herramienta para obtener y defender la tierra.

Economía campesina

 

Nuestro aporte a la economía propia se encamina a conservar las prácticas campesinas en este tema, estableciendo circuitos agroalimentarios y haciendo un diagnóstico completo de las causas que obligan a la juventud rural a irse de sus fincas y romper toda conexión con el campo, para encontrar alternativas que impidan la reproducción de este problema y por el contrario sembrar la apropiación por el territorio en las siguientes generaciones.

Formación

 

Asumiendo la responsabilidad de ser la generación que continuará con la lucha campesina colombiana, vemos en la formación una herramienta estratégica para cualificar nuestra lucha. Las áreas en las que acordamos crear espacios de formación son el político-ideológico, la Agroecología, en gestión y relacionamiento, negociación e interlocución, la comunicación y Derechos Humanos. Estos temas permiten una formación integral en cada joven campesino y campesina del Coordinador Nacional Agrario.

Educación

 

El campesinado tiene derecho a un sistema propio de educación a largo plazo, que debe ir orientado a la investigación, apropiar la técnica, la ciencia y la tecnología, además de ser una educación con formación critica, transformadora y liberadora, por medio de procesos de alfabetización propios que arraigue al campesinado con el campo y su cultura con contenidos que estén acorde a nuestras necesidades. Además, lucharemos para que el Estado invierta recursos a la educación campesina. Una herramienta a favor de esta lucha educativa es el reconocimiento del campesinado hecho por la ONU y el cuál los países filiales deben acatarlo en su normatividad, incluyendo a Colombia.

Fortalecimiento Organizativo

 

En los procesos que dan vida al CNA, existen diversidad de jóvenes campesinos que participan activamente en las luchas de los territorios. A raíz de esto, requerimos adelantar el mapeo y caracterización de estos procesos campesinos y saber cómo nos organizamos la juventud del CNA. Somos conscientes de que hay jóvenes campesinos en la universidad publica y privada, por eso también buscamos organizar colectivos universitarios del CNA, junto a la juventud del territorio urbano que también sufre las consecuencias de las políticas explotadoras del sistema capitalista, con el ánimo de estrechar lazos entre el campo y la ciudad.

DDHH y comunicaciones

 

Debido al conflicto armado del país, hemos sido blanco del terrorismo de Estado con la militarización de los territorios y la vida civil, como también nos han convertido en escudos de guerra y material de inteligencia (el cuerpo de la joven campesina ha sido instrumento de guerra afectando gravemente su vida e integridad). Denunciamos y rechazamos estas prácticas en el marco de la guerra y por ello vemos en los ejercicios de memoria histórica y campañas contra el servicio militar obligatorio, la drogadicción, prostitución y alcoholismo, desmonte del ESMAD entre otros problemas, las herramientas para defender los Derechos Humanos, la vida y establecer la paz con justicia social en los territorios.

Movilización

 

La movilización es la herramienta legítima e histórica de los pueblos para crear el modelo de sociedad acorde a sus intereses. También ha permitido ganarse los derechos para vivir dignamente ante el modelo social y económico que explota al pueblo. Por eso, este eje de nuestro quehacer es permanente y transversal en los procesos campesinos del CNA y la juventud no es ajena a la movilización. Seguidamente, requerimos participar en la elaboración de propuestas de negociación junto al diseño y preparación de las jornadas de movilización que se requieran para lograr la vida digna en el campo.

Coordinador Nacional Agrario